15 may. 2010

Sueño del 6 de Mayo de 2011

Soy joven, tengo una hija. Y mientras la cuido, leo El Mercurio. En una de las páginas hay una columna de una periodista, delgadísima y sonriente, que está narrando su experiencia con la danza en Inglaterra. Durante la narración, ella pide un consejo a una amiga: Un antiguo amante, a quien ella quiso y él dejó, le envía un mensaje. Le pide verse nuevamente con ella. ¿Debo verlo, le pregunta?. Y cuando sucede eso, yo ya no soy yo y me transformo en ella, y aparecemos en un castillo en Inglaterra, vestida ya de malla negra, piel blanquísima, siguiendo las órdenes de mi maestra de baile.

Comienzo a vivir esa historia de amor. El rubor y la inquietud que aparece cuando por primera vez lo vé. Comienzo a sentir como ese amor empieza a crecer y a transformarlos. Y al amor se suma la pasión. Y crece y crece, y es bello y es hermoso. Yo voy sintiendo ese amor, pero también voy sintiendo celos, celos increibles de no ser yo ese gran amor.

Luego, repentinamente se transforma en algo más grande que el sol, que de tanto crecer termina quemando todo y finalmente explota.

Y veo cómo queda el mundo de destruído, como el fuego arrasa todo a su paso. Escucho el llanto de la gente que lo pierde todo, familia, hogar, amigos. Y sobre ese mundo cae una lluvia eterna, que no lava, sino que destruye. Y siento el infinito dolor que siente ella, el abandono y la soledad que siguen después, y siento también rabia y odio, y quiero matar al que la hizo sufrir.

Y sintiendo eso del dolor y del odio, cuando yo, que leo el diario, me mira a mi, que sueño, y me dice con su cara roja de rabia: "¡Despierta!". Y despierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Regalo

Me dices que el silencio está más cerca de la paz que los poemas pero si como un regalo  yo te ofreciera el silencio  (porque yo ...