25 jul. 2017

Kent Haruf - Nosotros en la noche




Un poco más de un año demoré en volver a leer. Lo intenté varias veces, pero los libros fueron quedando en el camino a medio leer o sin ni siquiera comenzar.

Hasta que el fin de semana, caminando por el barrio, volví a leer el pizarrón que hay fuera de la librería; lo había visto antes, pero era de noche y no había luz para hacerlo.

Estaba escrito algo como esto:

"Y entonces llegó el día en que Addie Moore pasó a visitar a Louis Waters. Fue un atardecer de mayo justo antes de que oscureciera.

Vivían a una manzana de distancia en la calle Cedar, en la parte más antigua de la ciudad, con olmos y almezos y un arce que crecían a lo largo del bordillo y jardines verdes que se extendían desde la acera hasta las casas de dos plantas. Durante el día había hecho calor, pero al anochecer había refrescado. Addie recorrió la acera bajo los árboles y giró ante la casa de Louis.


Cuando él salió a la puerta, Addie le preguntó: ¿Puedo entrar a hablar de una cosa contigo?
....
Te escucho, dijo Louis


Me preguntaba si querrías venir alguna vez a casa a dormir conmigo. Y a hablar."


Y aquí comienza una hermosa historia de amor en la vejez,  en donde los protagonistas se van conociendo en tiernas conversaciones nocturnas, mostrando su alma al otro (de hecho el título en inglés es Our souls at night) sus vidas, aciertos, fracasos, miedos y desilusiones.

Es una historia de cariño y amor, quizás mas de cariño que de amor, entre dos personas normales. También de la vida, de la soledad no escogida y de la necesidad de compañía.

Se lee de un tirón pues es muy breve, y es muy recomendable de leer.



22 jul. 2017

El Silencio



La película está basada en el libro homónimo de Shusaku Endo, y narra la búsqueda por parte de dos sacerdotes jesuitas, a su mentor, que se cree vive como un japonés más en el Japón del siglo XVII.

En esa época el cristianismo es perseguido por el imperio, sus sacerdotes y fieles torturados y muertos si no abjuran de su fe.

Hay dos silencios en la película: el primero tiene que ver con el Dios mudo ya ajeno ante el sufrimiento de sus fieles. Nunca aparece mientras son quemados, hervidos o ahogados en su nombre.

Y el otro silencio, descubierto hacia el final de la película es el propio silencio que, cuando lo cultivas, logras "escuchar " a Dios.

Entonces la película gira alrededor de la fe, la propia de cómo la vives, de las grietas que se producen cuando las cosas marchan mal y de cómo llevarla en épocas terribles; y el choque con otra fe, en este caso la budista, y acá se producen los diálogos más notables de la película.

















18 jul. 2017

Paterson


Paterson, la película, describe la felicidad que existe en el disfrutar de una vida simple y rutinaria.

Esta planteada como una poesía de siete estrofas, siete días, cada una de las cuales tiene una cadencia siempre igual siempre distinta.

Él, no sabemos bien si es un conductor con el hobbie de poeta, o es un poeta de lo cotidiano que se alimenta de las triviales conversaciones de sus pasajeros. Ella, una artista, cantante, cocinera? que siempre está inventando algo nuevo pero sirve de apoyo y contención a Paterson.

¿Se puede ser feliz en una vida de rutina, sin héroes ni épica? La respuesta es si, y  está en el maravillarse en las pequeñas cosas que forman nuestro día: el reloj, el pulso de la ciudad, un beso a la amada al despertar, un paseo con el perro, enderezar el buzón todos los días.

Hay algunas claves en la película, los gemelos por ejemplo. Los gemelos o pares, los versos o pares, las coincidencias de a pares, los nombres de a pares, las ocupaciones de a pares. La película misma es un par, que se parea con un poema de Williams Carlos Williams


Acá dos de sus poemas...

El abrazo de las hojas
en los árboles
es un mundo
sin palabras
...

Es el beso 
de las hojas
no de la hiedra o de la ortiga, el beso
de las hojas de encina
Aquel que ha besado
una hoja
no tiene necesidad
de besar más.


JUSTO ES DECIRLO

Me comí
las ciruelas
que había
en la nevera

y que
probablemente tú
reservabas
para desayunar

Perdóname
estaban deliciosas
tan dulces
y tan frías 













13 jul. 2017

Perfume Genius - Normal Song






Hold my hand
I am afraid
Please pray for me
When I am away

Comfort the girl
Help her understand
That no memory
No matter how sad
And no violence
No matter how bad
Can darken the heart
Or tear it apart

Take my hand
When you are scared
And I will pray
If you go back out there

Comfort the man
Help him understand
That no floating sheet
No matter how haunting
And no secret
No matter how nasty
Can poison your voice
Or keep you from joy

Consuela a la chica y al hombre por igual, ayúdalos a entender que el futuro se alcanza reconciliando sus pasados. Es una canción preciosa...con las que uno se tropieza

Sostén mi mano 
tengo miedo 
por favor ora por mí 
cuando me vaya

Consuela a la chica
ayúdala a entender
que no hay recuerdo
no importa cuan triste
y no hay violencia
no importa cuan mala
que puedan oscurecer el corazón
o destrozarlo 

Toma mi mano
cuando estés asustada
y yo oraré
si vuelves a salir

Consuela al hombre
ayúdalo a entender
que ningún papel que flote
no importa cuan espantoso
y ningún secreto
no importa cuan sucio sea
podrán envenenar tu voz
o alejarte de la alegría

10 jul. 2017

Situación personal




Mi corazón se empecina en ver las cosas
la mitad con misterio y maravilla
y la otra mitad con sangre desvalida.
Un ala vuela así sobre la tierra,
alimenta la sal de la milagrería
mientras la otra se desangra herida.

Poseo un pantalón con varias manchas
y una camisa que he usado mucho,
una campera, los zapatos viejos,
algún par de alpargatas,
unos cuadros pintados por Roberto,
Manuel, Carlos, Cristóbal o el Gordo Mattalía,
unos libros que amo y que releo
en las noches que viajo adentro.
Y poseo también una manera muy tozuda
de escribir algún verso cotidiano,
pensar que he fracasado algunas veces
o a lo sumo he salido mano a mano.
Si establezco el balance, lo confieso,
me quedo muy perplejo, no sé si avanzo,
retrocedo o estoy con los picaflores
suspendido en un punto en el espacio.

Tampoco sé por qué razón de vida
me duermo preocupado, con angustias,
recuerdos, fechas, rostros, actitudes,
llagas, traiciones, tal vez caricias
y al otro día, como siempre,
me vuelvo a despertar sonriendo.

En otro orden de cosas siento mucho
no poder inventar la flor exacta
que nos haga llegar a la alegría,
matar el hambre, alumbrar los caminos.
Pero al final de cuentas puedo decir
que amo lo que hay que amar,
transito mis heridas, tengo mis dudas,
canto al amanecer de cada día
y estoy en paz, profundamente en paz
con mis fantasmas.


Frantz

Frantz, un soldado francés (Adrien) de la primera guerra mundial, visita la tumba de Frantz, un soldado alemán, de quien se dice amigo....