8 jul. 2012

Hot chip - In our heads



“Mucha música pop moderna es realmente materialista. Me pone feliz hablar sobre algunas cosas esencialmente buenas”. Con esas palabrasJoe Goddard, cantante y frontman de Hot Chip, se refería en declaraciones recientes a la temática de su excelente nuevo disco, el quinto de su carrera,  In Our Heads.

Y es una frase completamente acertada, teniendo en cuenta que los ingleses abordan cuestiones tales como el placer intrínseco de escuchar música, la felicidad de una relación duradera y de la vida cotidiana (“These chains you bound around my heart complete me, baby/i would not be free”) y, en general, una sensación de satisfacción y bienestar con el mundo. Todo en el disco, desde la elección de la portada -una especie de vitraux pop ala Roy Lichtenstein- , a las melodías de las canciones y el contenido de las letras, transmiten un espíritu de diversión despreocupada  y, básicamente, ganas de pasarla bien.
Al principio llama la atención que un disco así, que carece del elemento de dramatismo y dolor que tantas veces funciona como motor impulsivo y da fruto a manifestaciones artísticas de esas que tocan el alma, no resulte para nada superficial. Por el contrario, In Our Heads tiene una sensibilidad muy aguda, y es un trabajo totalmente sincero y nada forzado. Goddard canta sobre cosas que le pasan, y no intenta entrar en territorios más oscuros o describir experiencias extremas, simplemente porque no ve la necesidad de hacerlo.
En esa honestidad reside uno de los mayores atractivos de Hot Chip, que a lo largo de los años nunca necesitaron encajar en algún modelo prefabricado por la industria musical para consolidarse como un referente del dance-pop mundial. Ya desde su aspecto geeky – más cercano a una suerte de científicos de la música que  a la imagen preponderante de rockstar- y su fusión de influencias tan disímiles como el Hip Hop, R&B y la  música dance, demostraron no tomarse demasiado en serio a ellos mismos, o , mejor, “tomarse la diversión en serio”, como dice una frase de su nuevo disco.
Como le contara el guitarrista Owen Clarke a Prefix, en In Our Heads  intentaron componer canciones que fueran perfectamente bailables en una fiesta, pero que a la misma vez pudieran ser escuchadas en casa y tarareadas mientras hacemos cosas tan domésticas como lavar los platos. Esa versatilidad, que trae a la memoria  bandas como Pet Shop Boys o New Order, abunda en todo el disco y es uno de los mayores logros de Hot Chip. Sus temas, además de ser divertidos y pegadizos para moverse, son también excelentes composiciones pop, y nos brindan la posibilidad de disfrutarlos en contextos tan diversos como los aludidos por Clarke.
Después de cuatro discos de estudio,  la banda de Londres mantiene la originalidad que los caracteriza y agrega a la mezcla reflexiones maduras y profundas, que muy lejos de resultar aburridas o poco interesantes, son muestra de una sensibilidad especial al paso del tiempo, que les permite seguir sonando tan frescos como siempre y les asegura un recorrido largo para que sigan haciendo lo que más disfrutan. Nosotros, contentos, nada más tenemos que escuchar su música, mientras bailamos, miramos el techo, o como más nos guste.



Lista de temas:
01. Motion Sickness
02. How Do You Do
03. Don't Deny Your Heart
04. Look At Where We Are
05. These Chains
06. Night And Day
07. Flutes
08. Now There Is Nothing
09. Ends Of The Earth
10. Let Me Be Him
11. Always Been Your Love


Night and day





Look At Where We Are



These Chains

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Regalo

Me dices que el silencio está más cerca de la paz que los poemas pero si como un regalo  yo te ofreciera el silencio  (porque yo ...