10 jun. 2011

Lo que un día dije

Me siento honrado de estar hablando ante ustedes hoy día y de poder darles la bienvenida a este taller

Quisiera contarles mi historia y de cómo llegué a estar aquí

Yo provengo de una familia de clase media. Por parte de mi madre eran agricultores que vivían de la venta de hortalizas y carbon. Sólo llegaban hasta 6 básico y tenían que trabajar duro para obtener su sustento. Muchos primos míos aún viven así. Por parte de mi padre eran mineros de El Teniente. Mi abuelo y sus otros hijos trabajaron como obreros pintando, haciendo caminos y picando piedras toda su vida. Mi abuelo murió en un accidente y mi padre práticamente no lo conoció. El sólo llegó hasta 4 básico y luego tuvo que trabajar en distintos oficios. Mi madre tuvo la lucidez de darnos buena educación a mi hermana y a mi, así es que mi padre tuvo que trabajar extensas jornadas durante 20 años y mi madre como modista esa misma cantidad de tiempo. Yo formo parte de la primera generación de profesionales de mi familia.

Lo que les quiero decir con esto es que, muchas veces, son nuestros padres los que con su esfuerzo, sacrificio y amor nos darán las primeras herramientas para desempeñarnos con éxito en la vida y en la sociedad.

Trabajé en bancos y en forma paralela hice clases en una Universidad. Lo hice como una forma de retribuir con mis conocimientos a una sociedad que me permitió estudiar y convertirme en profesional.

Luego me hice empresario y algunos de los que fueron mis alumnos son ahora parte de mi equipo. Amo mucho lo que hago, siento que hacemos algo grande e importante y contribuimos al desarrollo de nuestro país con trabajo, creatividad e innovación.

Lo que les quiero decir aquí es que tienen que encontrar algo por lo que vibrar, maravillarse  y levantarse todos los días con optimismo y alegría. Luchen hasta encontrarlo. No teman al fracaso ni a equivocarse. Atrévanse!

Yo aspiro a contribuir desde acá, a formar una sociedad más tolerante, más diversa, más heterogenea, y pienso que en ustedes está la clave para lograrlo. A través de la Fundación Semilla y de iniciativas como estas les damos oportunidades, les mostramos que existe futuro y que ese futuro es de ustedes. En ustedes está tomar estas oportunidades y crecer como personas, como ciudadanos y como profesionales y construir una mejor sociedad.

Estoy acá , porque me veo en ustedes, porque mi historia es parecida a la de muchos de los que están aquí, porque en definitiva soy uno de ustedes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toni Erdmann

La historia comienza cuando un padre, Winfried, se da cuenta que su hija, Inés, está alienada en una gran consultora, que ha olvidado viv...