1 nov. 2009

Diamonds and Rust

Diamantes y óxido fue compuesta por Joan Baez para Bob Dylan, después de su romance fallido.

Luego fue interpretada por Judas Priest, una de las bandas niciadoras del Heavy Metal. Dejo las dos versiones.

Diamonds and Rust

I’ll be damned! Here comes your ghost again,
but that’s not unusual,
it’s just that the moon is full
and you decided to call.

And here I sit, hand on the telephone,
hearing the voice I’d known
a couple of light years ago,
headed straight for a fall.

Chorus:
But (Well), we both know
what memories can bring;
they bring diamonds and rust.
Yes, we both know
what memories can bring;
they bring diamonds and rust.

Now you’re standing all around
with snow in your hair.
Now we’re looking out the window
of that crummy hotel
over Washington Square.
Our breath comes out white clouds,
mingles and hangs in the air.
Speaking strictly for me,
we both could’ve died then and there.

Now you’re telling me you’re not nostalgic;
then give me another word for it.
You who’re so good with words
and at keeping things vague.

‘Cause I need some of that vagueness now.
It’s all come back too clearly.
Oh, I loved you dearly.
And if you’re offering me diamonds and rust,
I’ve already paid.

Repeat chorus

Diamonds, diamonds and rust. (x3)
I don’t want no more.
Diamonds, diamonds and rust.

Diamantes y Óxido

¡Qué raro! Aquí viene tu fantasma otra vez,
pero eso no es raro,
es sólo que la luna está llena
y decidiste llamar.

Y yo aquí sentado, la mano en el teléfono,
escuchando la voz que había conocido
hace un par de años luz,
de cabeza directa al desastre.

Estribillo:
Pero (Bueno), ambos sabemos
lo que los recuerdos pueden traer;
traen diamantes y óxido.
Sí, ambos sabemos
lo que los recuerdos pueden traer;
traen diamantes y óxido.

Ahora estás por todas partes
con nieve en el pelo.
Ahora nos asomamos a la ventana
de aquel miserable hotel
en Washington Square.
Nuestro aliento forma nubes blancas,
se entremezcla y queda suspendido en el aire.
Estrictamente, por lo que a mi respecta,
ambos podíamos habernos muerto en ese momento.

Ahora me dices que no sientes nostalgia;
entonces dame otra palabra para ello.
Tú que eres tan bueno manejando las palabras
y en dejar las cosas a medio precisar.

Porque ahora necesito un poco de esa imprecisión.
Lo recuerdo todo con demasiada claridad.
Oh, te quise de verdad.
Y si me vas a ofrecer diamantes y óxido,
yo ya he pagado.

Al estribillo


Diamantes, diamantes y óxido. (x3)
Ya no quiero más.
Diamantes, diamantes y óxido.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Toni Erdmann

La historia comienza cuando un padre, Winfried, se da cuenta que su hija, Inés, está alienada en una gran consultora, que ha olvidado viv...